Transporte refrigerado desde hace más de 40 años.

Desde su fundación en el año 1973, en la empresa familiar Kiesling todo gira en torno al transporte con temperatura controlada.

Al principio, la empresa trabajaba principalmente para productores de carne. Con el paso del tiempo, la necesidad de vehículos frigoríficos creció, pues cada vez más productos se transportaban en condiciones de temperatura controlada. Hoy, además de alimentos, como repostería, congelados o verduras, también se transportan flores o productos farmacéuticos.

En el moderno centro de producción en Tomerdingen, cerca de Ulm, más de 120 empleados trabajan a diario para diseñar y producir carrocerías de gran calidad para vehículos frigoríficos. Todos los trabajadores pueden presumir de su gran espíritu innovador.

Una colaboración fuertemente arraigada.

El vehículo frigorífico perfecto no solo está formado por una carrocería óptima en cuanto a técnica y a calidad, sino también por el vehículo base adecuado. A Mercedes‑Benz y a Kiesling les une más que su proximidad geográfica a Stuttgart. Ambas empresas buscan cumplir las más altas exigencias en cuanto al producto final, y llevan años haciéndolo: «Desde el día de nuestra fundación, consideramos que nuestro trabajo consiste en solucionar problemas», dice el gerente, Peter Kiesling. Dos empresas, una filosofía y el claro objetivo común de desarrollar las mejores soluciones integrales para proporcionar al cliente una herramienta de trabajo perfecta.

Nuestra pretensión es ser el número uno en calidad, innovación y servicio.
Peter Kiesling Gerente

El paquete completo de calidad.

En 2006, salió al mercado la solución conjunta de vehículo frigorífico basado en la Sprinter. La Mercedes‑Benz VanSolution ofrece al cliente numerosas ventajas: el proceso de asesoramiento y pedido se puede llevar a cabo a través del concesionario Mercedes‑Benz, de modo que el cliente obtiene un vehículo frigorífico ajustado a sus necesidades de forma óptima y por parte de un único proveedor. Tras la compra, tiene a su disposición una amplia oferta de servicios posventa. 

Probablemente, el frigorífico más rápido del mundo.

Como vehículo base, la Mercedes‑Benz Sprinter ofrece las mejores condiciones en términos de confort, calidad y rentabilidad para cualquier aplicación. Este se completa de forma ideal con las excepcionales características de la caja frigorífica Kiesling. Puesto que la higiene es una de las cuestiones más importantes en el transporte refrigerado, Kiesling incluye en el equipamiento de serie la bandeja del piso de aluminio totalmente soldada.

Además, la Mercedes‑Benz VanSolution ofrece innovaciones para situaciones cotidianas: la cinta magnética de retención de puertas «Easy Lock» prescinde de abrazaderas mecánicas, por lo que es especialmente duradera. En el «paquete Aero», el sistema de refrigeración está totalmente cubierto mediante una tapa aerodinámica. Esto reduce el consumo de combustible y ofrece una protección adicional para el grupo de refrigeración.

Con el panel separador «Cool Flap», pueden establecerse diferentes zonas de refrigeración en el espacio de carga, lo que permite transportar distintas mercancías de forma climatizada y garantiza la estabilidad térmica del vehículo. Además, las necesidades dentro del sector «Comercia y eGrocery» pueden variar dependiendo del cliente, la estación y la temperatura exterior. En el ámbito de la floricultura, suele necesitarse un interior calefactado, mientras que para el transporte de alimentos, el espectro abarca desde la refrigeración hasta la congelación.

Los requisitos particulares de los clientes desempeñan un papel esencial ya durante el desarrollo del producto: «Muy frecuentemente, las innovaciones surgen a partir de deseos de clientes. Intentamos llevar más allá las sugerencias del cliente y producir una solución todavía mejor», explica Peter Kiesling.

Un vistazo detrás del telón de Kiesling Fahrzeugbau GmbH.

Mediante accesorios innovadores, intentamos generar un valor añadido para nuestros clientes.
Eva Kiesling Dirección de Marketing

El futuro es eléctrico.

Kiesling se plantea los desafíos futuros con optimismo: «Cuando pensamos en el futuro, pensamos en movilidad eléctrica. Ya estamos inmersos en el desarrollo de la primera máquina refrigeradora potente y totalmente eléctrica», dice Peter Kiesling. Aunque ya hay equipos de accionamiento eléctrico, hasta ahora existen únicamente en el segmento de menor potencia.

Además, las entregas libres de emisiones locales dentro del área urbana tienen un papel cada vez más importante. «Intentamos llevar a cabo soluciones junto con Mercedes‑Benz. En el futuro, los desarrollos de productos entre Mercedes‑Benz y Kiesling se realizarán de forma todavía más inclusiva», afirma Peter Kiesling. «Ya no se trata únicamente del espacio de carga, sino de la arquitectura completa del vehículo, incluido el accionamiento».

El negocio familiar con jerarquía horizontal.

Las innovaciones surgen a partir de la comunicación y el intercambio de ideas. Por tanto, en Kiesling, se invita a todos los empleados a aportar opiniones, a fin de optimizar los procesos internos y, especialmente, el producto final. «Elaboramos soluciones de forma conjunta, debatimos sobre ellas y las llevamos a cabo», dice Peter Kiesling para resumir el trabajo de la empresa. «Cuando todos los implicados están convencidos de lo que hacen, unen sus esfuerzos con un mismo fin y encuentran soluciones, el producto final cumple nuestros altos requisitos de calidad y los del cliente». Y es que, desde que se fundó la empresa, su lema es: «Todo va bien cuando vuelve el cliente y no el producto». Y esto es algo que no cambiará nunca.